A esta altura ustedes ya saben cuánto me gusta conocer hoteles y al viajar disfruto aún más de conocer nuevos detalles, amenities, ambientes creados y áreas comunes para el confort del huésped, ventanales, rooftops y baños; soy extremadamente curiosa y lo mismo me pasa con las personas que trabajan en el hotel, buscar entablar conversación y empiezo a preguntar. Así fue como conocí a Lucy, una paraguaya que esta vez me encontró primero a mí.


Se me acercó y me dijo … ¿Señora cierto que sos paraguaya? Si le dije y se nota que vos también. Nos pusimos a charlar sobre hotelería y de nuestro querido Paraguay.
Aquí les comento todo lo que ella me contó.


“Llevo viviendo 17 años en Chicago Ilinois. Dejé el Paraguay en busca de un mejor futuro. En la época que llegue aquí, allá no había tantas posibilidades laborales. Lo que más me gusta de mi trabajo es que es dinámico y que mantengo contactos con personas de diferentes culturas. En este rubro llevo aproximadamente 8 años en los cuales recibí muchas satisfacciones y una de las historias más bonitas fue poder conocerte Cecilia, fue un honor recibirte como huésped, también me apasiona ver llegar a los aficionados de “baseball” de diferentes ciudades al hotel por que se encuentra a poca distancia de Wilgrey Field.


La mujer Paraguaya tiene en su ser la esencia de ser buena anfitriona, esa esencia la puede transportar al sector hotelero. Como paraguayas que somos contamos con muchas cualidades para emprender el negocio de la hotelería.
Las ganas por crecer en aquello que hacemos con valentía por enfrentar nuevos desafíos y la satisfacción de experimentar el éxito de nuestro trabajo hacen que seamos emprendedoras innatas y de las buenas.”


Lucia Galeano es paraguaya y trabaja en el Majestic Hotel en Chicago que les recomiendo sin dudar, si bien está lejos del Downtown con Uber o Uber Pool el gasto del transporte se reduce bastante.

El hotel cuenta con hermosos ventanales hacia el frente, una hermosa fachada. Tiene un desayunador muy completo y acogedor, tiene habitaciones con escritorio y escaleras de emergencias que se ven por la ventana como en todo Chicago por afuera. Es muy pintoresco y cálido. Su decoración es bien clásica y cuenta con una chimenea en el desayunador que siempre esta prendida. En el lobby la atención fue muy buena. Me llamo la atención que tiene muchos servicios que el hotel ofrece de antemano para agasajar a sus huéspedes. La limpieza fue excelente.

Aquí les dejo algunas lindas fotos.