BEHIND THE HOTELS

El Blog de Ceci

Categoría: Experiencias

Un súper Ñam! – Semana de la Gastronomia

En el ascensor del Paseo La Galeria cuando ya salía, me preguntó un Señor, que querrá decir Ñam..?

Ñam …ñam … le digo entonando el sonido que hacemos al comer cuando algo es rico. Ah me dice…

Pero Ñam fue mucho más que eso.

Fue un evento que superó todas nuestras expectativas, nos sorprendió a todos para bien, no sólo por los más de 70 platos entre salados y dulces que eran servidos por más de 20 restaurantes de nuestro país y por el servicio de canilla libre de bebidas premiun que había; sino por la ambientación, la iluminación, el clima y lo ameno del evento. El ambiente del salón de la Galería libre de humo, luces lilas en el techo y stands minimalistas hicieron que sea un rotundo éxito.

Mozos disponibles para el retiro de platos, personal de punta en blanco para la limpieza de las mesas completaron el evento.

Me enorgullece haber formado parte con el Restaurante La Preferida de este evento y hay que resaltar el apoyo que recibimos de las grandes marcas de equipos gastronómicos como hornos inteligentes, heladeras verticales, placas a inducción y muchos más para utilizar en Ñam.

Mas de 500 mts de espacio en la cocina estuvieron disponibles para nosotros esa noche.

Todo esto gracias a la organización de la Asociación de Restaurantes del Paraguay, quien nos convocó y estoy más que orgullosa de haber dado el sí a esta idea, ya que al ser la primera edición de una feria gastronómica de esta envergadura llevó una gran organización detrás.

Lo que pude probar en las dos noches de Ñam fueron platos realmente exquisitos, desde el Surubí Preferida con puré de espinacas que por supuesto ya lo conocía por ser de la familia de la Preferida hasta las paellas del viejo Marino, los varenikes de papa y la sopa de remolacha de Piroschka, el lomito con champignones de Maurice, los sushis de Negroni y como cierre final el Mousse de ciruela de La Preferida. Por suerte no faltaron las hamburguesas de TGI que mi hija menor pudo probar y aguas en botellitas de vidrio.

Mi marido y la pareja de amigos con los que fui no dejaron de probar y ponderar los vinos de Viña Santa Rita 120 de Chile que para completar la noche, salieron sorteados y se llevaron una botella a casa.

 

La primera noche de Ñam probé una novedad del World Beer Club, la cerveza 1906 Reserva Super Premiun que se elabora a partir de una selección de maltas tostadas y la segunda noche no pude dejar de disfrutar de mi cerveza favorita, la Patagonia 24.7 en lata.

Nos vemos en la próxima edición de ÑAM sin falta!

 

Qué es lo que valoramos a la hora evaluar un hotel luego de habernos alojado en el?

Será la cama cómoda, las toallas o los ambientes frescos ?

O es el lujo, un recepcionista expeditivo y amable o un remise de confianza?

De seguro que valoramos tanto un trato amable como la facilidad de tener agua caliente para la leche de nuestro bebe, así como la de tener quien lave las mamaderas sucias después y un conserje que nos dé los tips para conocer la ciudad.

Se valora cuando no tenemos soluciones a nuestras necesidades. Queremos conocer la ciudad pero nadie nos explica cómo lograrlo,  necesitamos una camisa planchada para la reunión de las 8 am y no hay plancha ni servicio. Los niños tienen hambre a las 18.30hs pero no hay servicio de cena “saludable” antes de las 20hs. Son detalles que van más allá de las infraestructuras que hacen a los hoteles; son al final las personas las que hacen esto posible, lograr la perfección.

Muchos hoteles invierten millones en infraestructura olvidando lo esencial,  invertir en los recursos no renovables.

Torre de Guayaibí, Un oasis en el desierto

A unos 920 km del mar y a poco más de 600 km de Asuncion, cuando el cansancio llegaba al límite y la oscuridad jugaba a traicionarnos, decidimos quedarnos a ultima hora en un hotel recomendado.

Este hotel no solo nos sorprendió por su inusual ubicación, en el km 20 de Mercedes, Argentina , por su peculiar arquitectura de Piedra de tres plantas, decoración barroca y ambientes sumamente acogedores. Una legítima biblioteca y un gran quincha con piscina en el exterior.

Tímidamente entramos con el vehículo puesto que no parecía un hotel sino una estancia, siendo las 22:30hs fuimos recibidos por la propietaria y es ella quien nos indica donde estacionar. A campo traviesa teníamos prácticamente todo el horizonte para elegir. Un viento fresco, estrellas y la súper Luna nos recibieron también.Enseguida nos presentaron una majestuosa habitación con dos camas queen con dosel y un magnífico baño, que si bien se nota no tienen tanto uso y le afecta el hecho de estar en medio del campo conservaba todo el encanto barroco y los detalles de un hotel boutique.

Apenas nos acomodamos, la propietaria muy amablemente nos aviso que la cena estaba servida por su amorosa encargada Eugenia. Pero antes se ofreció a mostrarme sus 5 habitaciones y contarme acerca de las instalaciones. El hambre era tanta pero la curiosidad era mayor por lo accedí. El majestuoso comedor con una mesa imperial con 4 lugares para mi familia, ensaladas verdes , un medallón de lomito con unas riquísimas papas rústicas y un brownie con helado fueron el broche de oro de la noche. El techo se conforma por vigas de una sola pieza de madera de árboles originarios del mismo campo, la torre por piedras del lugar colocadas artesanalmente. Detalles de la decoración tan bien pensados, como unos sillones color manteca , lámparas de pie antiguas de luces cálidas, espadas y escudos, así como la vista interna de una biblioteca de altura completaban la magia del lugar . Místico, mágico y misterioso pero acogedor, donde los sentidos trascienden a otro nivel, el bienestar y la paz te envuelven de tal manera que te invitan a querer quedarte para siempre.

El descanso fue perfecto, en un silencio divino y eterno, la noche parecía de día, iluminada por la súper Luna.

Bien temprano a la hora pactada, fuimos recibidos con una amable sonrisa por Eugenia quien nos mostró todo lo que teníamos para servirnos , frutas, yogurt, café, cocido, leche, medialunas, jamón y queso. Volvimos a hablar con la propietaria que con tanto cariño nos compartió la historia del lugar, parte de la historia familiar , nos contó acerca de la ampliación del hotel y quedamos aún más fascinados por el paisaje matutino. Ovejas y un ñandú fue lo que pudimos observar a simple vista.
Fue realmente una vivencia única e inolvidable, en un lugar con personalidad propia y con mucho cariño depositado que logro transportarnos a otra dimensión.

 

Posada Boutique Linda India San Bernardino

Hermosa casona aireada y fresca, se destaca por su verde jardín, pequeño gazebo de paja en el centro del mismo con un bar y una brillante pileta. Si bien fui hace ya unos cuantos años atrás, el clima fresco se prestó para disfrutar de la naturaleza, disfruté del desayuno al aire libre y mucho más tarde de una riquísima cena que muy amablemente nos sirvieron.

Habitaciones muy distintas entre sí, con detalles diferentes cada una, destacándose el hecho de estar sumamente prolijo todo.

Nos recibió la propietaria Paola, que con mucho esmero se preocupa por cada detalle.

Hotel Cerrito

Estuve de visita para conocer el modelo de lo que es un hotel Escuela Cerrito, que es un emprendimiento de la Fundación Paraguaya en su Escuela Agrícola San Francisco.

La escuela muestra un nuevo modelo de autogestión, en el que los jóvenes que estudian en el mismo lugar trabajan en la granja como en el hotel generando ingresos que lo hace autosustentable, tienen además producción y distribución de quesos.

Me emociono muchísimos hablar con dos chicas jóvenes que se encargaban de la cría de cerdos y su cuidado, pues actuaban con seguridad y un desenvolvimiento unicos para su corta edad. La escuela tiene 150 alumnos que están divididos en las 3 unidades de negocios. El hotel  me pareció muy bien cuidado pero las instalaciones por fuera estaban algo dejadas. Hay que tener en cuenta que no son profesionales en la rama y que la mayoría son jóvenes que están aprendiendo un oficio y además estudiando.

Cabe destacar que algunos de estos  jóvenes tienen dificultades en conducta y estudios, muchas veces fuera del control de sus padres y son seleccionados.

 

Hotel Grand Riviera Princess Resort Playa del Carmen

EL VIAJE DE LAS CHICAS 2015

La gran inmensidad de este Resort en Playa del Carmen, Mexico me permitió disfrutar de un paisaje super caribeño, lleno de palmeras y vegetación,  canales de agua, piscinas a orillas de los bungalows, flores, corredores coloniales y unas esfinges que adornan el paseo que conduce a la playa.

Nos recibieron bien, rápidamente nos dieron las habitaciones, mi roommate y yo enseguida nos acomodamos, no así las demás, ya que algunas habitaciones tenían olor a humedad muy fuerte. A mí me gustó la habitación era bien amplia, tenía un hermoso balcón que daba al jardín y al paseo que conducía a la playa. Más me gustó el hecho de no compartir la cama queen,  ya que era toda para mí. Rara sensación ya que estoy  acostumbrada a compartir la misma con mis dos nenas y mi marido. El baño era grande y tenía un jacuzzi que daba a una ventana interna hacia la cama, que comunicaba al baño con la habitación. Realmente no era tan cómodo eso porque como estaba con una amiga no era necesaria esa comunicación.

Nuestras habitaciones estaban hacia el lado Este del Resort, bastante lejos del mar y de las piscinas pero algo mas cerca de algunos restaurantes de los 12 que contaba el Hotel. Nos despertábamos relativamente temprano y como mi roommate se iniciaba como entrenadora no podía dejar pasar esta oportunidad para entrenar con ella. Claro que el entrenamiento para mi duró un día porque al día siguiente ya no pude caminar del dolor de piernas.

Desayunábamos en el enorme buffet del Restaurante verde o naranja, depende donde encontrásemos lugar y había desde frutas, toda clase de cereales, huevos revueltos en vivo, buffet de comidas, quesos, cereales, jugos, variedad de panes; todo lo que te puedas imaginar y más, pero el servicio de café y té lo daban los mozos, así como la reposición de los cubiertos. Los últimos días estos mismos mozos solicitaban sin problemas que se les deje propina. Algo que en Paraguay no estamos acostumbrados a dejar, al menos en el desayuno.

En cuanto a los Restaurantes,  con la opción de todo incluido, uno tiene que reservar con mucha anterioridad para encontrar lugar. En el único que encontramos lugar la primera noche fue en La Vaquería; Mi plato realmente no estaba bueno, puesto que la carne parecía una jamonada, algo chicloso, lejos de ser un pedazo de bife de chorizo fresco, si bien se que la carne paraguaya es incomparable, me sorprendió esto.

Otra noche cenamos en el Restaurant Mamma Mia, allí comimos mejor, elegimos algunas opciones de pastas que no estuvieron mal.

Para ir a la playa elegíamos el carrito de Golf para 8 personas y tomábamos sol en las reposeras que estaban frente al mar.

Retirábamos las toallas de un servicio de toallas que había antes de entrar en la playa, las piscinas eran siempre muy concurridas y los restaurantes de esa zona también. La cola para tomar un trago era también bastante larga. Cabe mencionar que había un servicio de bebidas sin cargo adicional, incluidas en el paquete que nosotros compramos. El clima estaba bastante agradable y el agua siempre templada y transparente , lastimosamente a orillas del mar muchísimas algas, lo que ensuciaba mucho la playa. Al segundo día nos dimos cuenta que esas algas aparte de dar mal aspecto al lugar también es el escondite de peces y erizos en su entorno, puesto que una de mis amigas pisó un erizo y tuvimos que correr a emergencias.

La reacción de los de emergencias del Hotel fue lamentable puesto que le dijeron que tenía una hora de vida aproximadamente, si el pez erizo que piso era de tal o cual color, pero afortunadamente al llegar a emergencias del hospital nos atendió un médico más profesional, conociendo más del tema se dio cuenta que era una picadura que se podría infectar pero que no era tan grave como nos dijeron en la playa. Al cabo de unos días mi amiga empezó a caminar normalmente.  En el Hotel inclusive le quisieron cobrar por traer a otro médico profesional que no sea del Hotel, y que además si venia no podían asegurar cumpliría con todo lo que mi amiga necesitaba para cubrir su salud. Por suerte mi amiga tenía una tarjeta de crédito con cobertura de salud médica y fueron ellos los que le cubrieron todos los gastos y finalmente le atendieron.

En este caso lógicamente el hotel no tiene responsabilidad alguna, pero fueron las palabras de un médico poco cauteloso al no conocer la picadura decidió exagerar la situación provocando el desespero y angustia de mi amiga. Esa forma de actuar no ayudaron a mi amiga a conservar la calma.  Hay que decir que luego le atendió otro personal que la contuvo y acompaño hasta que ella saliera al médico.

Otra noche decidimos recorrer el centro de Playa del Carmen que estaba algo alejado, después de hacer algunas compras en algunos comercios fuimos a cenar en un hermoso restaurante temático de ahí.

El wifi no era bueno a pesar de que cada una pagó cerca de 50 dólares por persona.

Lo mejor de Playa del Carmen fue la noche de fiesta en Coco Bongo, una disco con varios pisos y aparte de poder tener un espacio reservado con bebidas incluidas para ver el show, contaba con la aparición de bailarines que se despliegan en un puente colgante delante de una enorme pantalla led  que luego se baja para bailar sobre el bar de tragos, haciendo un show alucinante de luces, música y baile.

Otra anécdota fue un viaje en catamarán que hicimos que nos llevó  hasta Isla Mujeres. Este viaje fue algo turbio desde el comienzo pues subió una mujer en estado etílico que estaba discutiendo con su pareja y luego se indispuso con el movimiento del barco. Como si esto fuera poco el capitán del catamarán perdió la paciencia, ante las preguntas de mis amigas, pues el también hacía de mozo y de anfitrión,  se empezó a poner nervioso y respondía  muy irónicamente a todo gritando “Claro que si, señoras y señores” todo esto sumando a que las historias que nos contaba de la zona eran todos inventos. De muy mala gana servía las cervezas, ofrecía snacks, ponía y quitaba el ancla. Empezó a ser algo agresivo en palabras con mis amigas, ya que luego de hacer snorkel varias de ellas se sintieron mal. Realmente creo que casi se volvió loco de rabia y por maleducado.

En general el viaje fue bueno ya que pasamos 5 hermosos días en la playa entre 10 amigas del colegio, donde primaron la risa, el buen entendimiento y la amistad.

Recanto Cataratas, un encanto a los sentidos en Foz de Iguazu

La cantidad de áreas comunes que ofrece, es realmente fascinante desde una mini galería para hacer las compras mas necesarias (bikinis) hasta tickets para ver el Museo de Cera, como sus dos Restaurantes, sumado a un bar tipo americano con bowling, 6 piscinas de aguas termales al aire libre y techadas, cascadas, y hasta bar en la piscina, un gimnasio enorme y la cocinitas para mamaderas son espacios y servicios que realmente me impresionaron.

Desde la amabilidad de un mozo que me lavo las mamaderas de las niñas hasta la cordialidad de una mucama que me facilito una bañera para la mas pequeña, son los detalles que hacen a un gran hotel.

De nada sirve invertir tanto en mega infraestructuras como estas si los detalles mas importantes que marcan la diferencia en una estadía no están cubiertos.

Parrilla, buffet, all you can eat, áreas para niños con entretenimiento como guías de entrenamiento  y cena para los mismos son cuestiones  que nos conquistaron y te convencen que sin eso la estadía sería un fracaso.

Habitaciones amplias con piso parquet, decoración y tecnología de punta fueron las características principales resultantes de nuestra habitación.

Unos consejos :iluminaría mas las piscinas a la noche para poder disfrutar mas largo tiempo de las aguas termales y haría que en el bar de la piscina puedan servir fuera del horario del Restaurant algún fideo o arroz para los más pequeños.

Gracias Recanto por la estadía inolvidable!

Vivir en un hotel

Conociendo a Dorothy Bush en el Hotel CeciliaNo es fácil describir la magia de todo lo que se vive en un hotel.

Hacer nuevas amistades, compartir áreas comunes, disfrutar de los servicios o encontrar  grandes amigos que comparten experiencias en la ciudad que estamos visitando, son cuestiones que cautivan a los amantes viajeros.

Es increíble para quienes vivimos literalmente en un hotel todo el día, tras bambalinas, armando el show. Ver y compartir cada mañana a los que se esfuerzan en dejar un desayuno apetitoso y generoso, a quienes con una enorme sonrisa atiendan una llamada o realizan un check out de madrugada, quienes se esfuerzan por dejar impecable la habitación recién desocupada.

Todo esto lo entiende solamente un hotelero, el que disfruta de cada evento aunque esté trabajando, no tenga fines de semana ni feriados.
La  recompensa de esta profesión se resume en hacer amistades con personas de todas partes del mundo y en la pasión por ver a los demás felices disfrutando del servicio que le damos.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Disfrutaste este blog? Compartílo con tus amigos :)

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://ceciliacartes.com/category/experiencias">